La otra cara de Valdivia: empatía, solidaridad y lucha

Las protestas iniciadas en la capital chilena el 18 de octubre no son hechos aislados, sino que representan un antes y un después en la política chilena. Aunque el epicentro de todas las manifestaciones se encuentra en Santiago de Chile, las marchas en forma de protesta se han sucedido a lo largo de todo el país.

Concretamente en la ciudad de Valdivia, cuya población apenas llega a 150.000 habitantes, se han sucedido múltiples hitos importantes que ejemplarizan lo que está sucediendo en muchas ciudades del resto de Chile. Detrás de todo el algaravío provocado por el estallido social, se esconden todas las asociaciones, colectivos y activistas individuales que defienden los derechos civilies de un pueblo que ha despertado.

#ChileDesperto en Valdivia timeline.

Timetoast’s free timeline maker lets you create timelines online. Make educational timelines or create a timeline for your company website. How to make a timeline? Well, it’s easy as toast!

Así pues, Valdivia muestra la realidad chilena, una población masiva indignada haciendo frente a las Fuerzas del Poder, quienes reprimen con violencia todo acto de protesta con bombas lacrimógenas, perdigones, gas pimienta y con carros «lanza-aguas» de dudosa legalidad. Pero también, Valdivia muestra aquellas voces que hacen frente desde la solidaridad, la empatía y la constatación de que una nueva sociedad más libre y justa es posible.

El papel de las asociaciones 

La peligrosidad que acarrea un conflicto de tales magnitudes presenta la necesidad de unir de forma comunitaria a quienes se está reprimiendo de forma violenta. Es aquí donde las asociaciones se fortalecen y cohesionan haciendo posible una lucha que se antoja muy larga. 

Generalmente, las concentraciones masivas de personas se han localizado en dos puntos clave: la Plaza de la República y el Puente Pedro de Valdivia, aunque se han ocupado otros enclaves (como los conocidos como «Barrios Bajos») y se han incendiado barricadas por gran parte de las calles de la ciudad. En todas estas zonas de la ciudad se aglutinan, día tras día,asociaciones, colectivos, activistas comprometidos o personas con voluntad para ayudar y consiguen hacer ver que desde ámbitos separados, se puede aportar a que Chile siga despertando.

Sanitarios al rescate

La PAUX es la brigada valdiviana de primeros auxilios que presta sus servicios, de forma totalmente voluntaria, a los heridos y afectados por las represivas actuaciones del cuerpo de Carabineros en las marchas y protestas. 

Este grupo de “sanadores populares”, que corre por las aceras valdivianas protegiendo la integridad física de los que ejercen el derecho a manifestarse, está compuesto por estudiantes de enfermería, medicina y algunos médicos colegiados que se juegan su propia integridad por ayudar a la comunidad.

Brigada de la PAUX atendiendo a heridos y protegiéndose con escudos de la agresión de Carabineros.
Alejandro Sahorí

Maya Cárdenas es la vocera de la PAUX. Su presencia inspira confianza y el altruismo que emana, ella al igual que todos sus compañeros, no se demuestra únicamente en sus palabras sino que los hechos hablan por sí solos. “No somos héroes, somos gente dispuesta a ayudar y tratando de salvaguardar nuestra propia integridad porque Carabineros no nos lo pone fácil” agrega la vocera en un arrebato de sinceridad y valentía. Sus brigadas se organizan por turnos, para poder distribuirse mejor y atender al mayor número de afectados posible, compuestos por no más de siete personas. “La jornada comienza con reuniones previas para organizar dónde y cómo van a estar posicionadas las patrullas”,continúa Maya. Pero más que patrullas son órganos de protección populares que,cuando la agresión de Carabineros se hace efectiva,están ahí para quién lo necesite.

Sus acciones se concentran el aliviar los daños provocados por los gases lacrimógenos, perdigones, además de prestar un servicio simbólico de protección ante el abuso de fuerza represiva. No es lo único, los heridos secundarios son muchos. “Una mañana, al día siguiente de una manifestación y con los residuos dejados por los gases, unos niños lo respiran y les afecta. También crisis de pánico, gente que sale a comprar y que es gaseada por estar ahí”, aclara la vocera con rotundidad. Los casi 300 cegados por un Estado y el número indeterminado, por grande, de afectados por perdigones y gases no son estadísticas normales ni justificables en un contexto donde está más que demostrado que no se están cumpliendo las normas por parte de las F.F.E.E.

Loading...

Loading…

Los perros callejeros cohabitan con los humanos. Más que eso, son unos valdivianos más y eso implica que también resultan afectados. Por ello, la Brigada Veterinaria comparte espacio y lucha con la PAUX pero, en este caso, sus objetivos son los valdivianos más peludos. “Aún no sabemos el impacto real de las lacrimógenas en los animales”, destaca Rudy Oyarzo, uno de los integrantes de la Brigada.  Desde su ámbito, también están ayudando a la comunidad protegiendo a los animales de los daños provocados por la represión a las protestas. “Los daños más frecuentes que hemos encontrado han sido cojeras, y no podemos determinar de dónde vienen exactamente, y los efectos de las lacrimógenas. Así que los rociamos con agua con bicarbonato para apaciguar el dolor”, aclara Oyarzo. Su organización trata de proteger a un bien intangible que, en la ciudad de Valdivia, cobra gran valor simbólico como lo son los animales civilizadamente salvajes que conviven en entre el respeto y los cariños de sus habitantes.

«El Violador eres tú» 

La famosa performance del colectivo » LasTesis» de Valparaíso ha tomado ya una relevancia a nivel mundial y es que muchas asociaciones de carácter feminista se han hecho eco de este acto artístico de protesta. En ciudades europeas como Madrid o Berlín, Roma y hasta en Estambul se ha replicado la protesta musical que, en pos de decir la verdad que duele, ha conseguido calar emocionalmente.

Valdivia no iba a ser menos, y es que se han dado numerosas interpretaciones de esta performance en distintos lugares de la ciudad chilena. Pese a ser la actividad más mediática a día de hoy, no es la única. De hecho, Pilar Vrsalovic, activista feminista valdiviana, agrega que «el movimiento feminista no ha tenido ni un día libre estos últimos años. Tenemos que luchar cada día». 

Pilar Vrsalovic en la entrevista realizada/ Alejandro Sahorí y Daniel González

De la misma manera, Pilar cuenta que existen numerosas asociaciones  feministas en Valdivia como Asociación Cometa, Tejiendo Rebeldías o la Coordinadora 8 de marzo que ayudan a visibilizar estas ideas feministas, tanto en marchas como en otras muchas plataformas. De hecho, la propia Pilar forma parte de Radio Fuego Violeta, un colectivo dedicado a la visualización de la causa feminista y las injusticias de un entorno opresor. Pese a su labor, la joven no solo tiene que lidiar con hacer posible que el mensaje llegue al común de la población, sino que apenas cuenta con recursos para hacerlo (dado que es una radio universitaria). Es por ello que Pilar afirma que “es necesario incluir esta nueva perspectiva feminista en la Constitución que está por venir” aunque se muestra cautelosa y poco optimista con respecto a lograr una Constitución de Corte Feminista para el futuro de Chile.

Otro Chile es posible

La problemática en Chile no ha sido pasada por alto en la ciudad valdiviana. A día de hoy, aún es difícil pronosticar qué rumbo seguirán tomando las protestas y la represión de las Fuerzas del Estado chileno. Lo que sí sabemos es que la ciudad se ha visto forzada a cambiar de forma radical: ha pasado de ser una ciudad tranquila a un espacio de controversia y «miedo». Muchos negocios (no locales) han sido destruidos, ahora podemos leer mensajes de protesta y numerosas pintadas o murales por todas las calles de Valdivia. 

Sin embargo, pese a todo, del espíritu solidario y de la empatía que ha provocado este estallido social han germinado – y sigue haciéndolo –  las uniones comunitarias del pueblo valdiviano. Desde el punto de vista sanitario, pasando por el feminista y de todos aquellos colectivos que están visibilizando que un Chile mejor es posible.

Be Sociable, Share!