Valdivia: una ciudad que dice «reciclar»

Valdivia, capital de la Región de Los Ríos, se caracteriza por ser una de las ciudades más turísticas de Chile, por su diversa y densa vegetación típicas de la zona por su clima húmedo y lluvioso. Por esto, el cuidado del medio ambiente y la conservación de los recursos naturales, son uno de los puntos que están bastante presentes en la comuna, así como también lo es el reciclaje.

En Valdivia, existen distintos puntos de acopio, de los cuales los entes encargados son la Unidad de Gestión Ambiental de la Universidad Austral de Chile (UGA), La Municipalidad, CONARE, entre otras instituciones que se encargan de recolectar desechos reciclables que la comunidad deposita en los diversos puntos de depósito que tienen dispersos en diversas zonas de la ciudad.

Ahora bien, para que este proceso se lleve a cabo con total plenitud y logre conseguir buenos resultados, es esencial -además de la conciencia de los ciudadanos y ciudadanas- empresas que se dediquen a la fabricación de papel, cartón, aluminio, vidrio, plástico, etc. para convertir el material en materia prima reciclada útil para redirigirlo al mercado.

Pero este último requisito, aun no se encuentra presente en Valdivia.

En primer lugar, UGA, La Unidad de Gestión Ambiental, se encarga de la gestión de los residuos únicamente generados en el Campus Isla Teja y Campus Miraflores de la UACh, mantienen un sistema de manejo integral de residuos que está fundamentado en los conceptos de Reducción en Origen y Producción Limpia, y estructurado como Sistema de Gestión de Calidad, Ambiente y Seguridad, de manera de permitir la mejora continua del sistema.

Una de las tantas contribuciones que UGA realiza dentro de la UACh, son los contenedores separativos ubicados en distintos puntos de “reciclaje”, distribuidos en el Campus Isla Teja y en el Campus Miraflores, ya que esta unidad solo puede hacerse responsable del cuidado de los residuos que la Universidad Austral de Chile genera, pero eso no significa que solo la comunidad universitaria utilice los contenedores, de hecho, toda la comunidad Valdiviana puede ir a depositar sus desechos para que sean reciclados. 

Los contenedores separan: botellas de vidrio y plástico, papel y cartón, y finalmente latas de aluminio. Personal del UGA, retira todos los días, mañana y tarde, los desechos de los contenedores en los diferentes puntos de la universidad. Luego, estos desechos son llevados a la Unidad de Manejo de Residuos en donde dos encargados realizan la separación y discriminación de los residuos.

Sin embargo, estos residuos para que sean reciclados, deben ser entregados a “gestores de residuos” que son empresas que se dedican a retirar los desechos para reciclarlos.

En el caso de la Unidad de Gestión Ambiental, trabajan con los siguientes gestores de residuos: “Empresa G2”, que lleva los residuos a Concepción y allí se recicla el papel, cartón y plástico. La empresa “Cristalerías Toro” que recicla el vidrio en Santiago. Y finalmente, en el caso del PET o plástico, que también es llevado a la ciudad metropolitana.

Es por esto, que cuando se dice que “Valdivia recicla”, en realidad, no es que se este reciclando en la ciudad, si no que se recolecta los desechos y son separados para entregarlos a empresas externas de otras ciudades del país que si se encargan de realizar el proceso de reciclaje hasta convertirlo en materia prima útil para llevarlas al comercio otra vez.  Pero en Valdivia no existe aún, fabricas de desechos reciclables.

Acerca del trabajo que realiza la Universidad Austral en cuanto a la preocupación por la recaudación de residuos y la reducción de contaminación medioambiental, Ema Hermosilla, jefa de la Unidad de Gestión Ambiental de la UACh, dijo que la universidad esta de alguna manera supliendo una labor que debería ser atendida a nivel ciudadano, y que le genera un gasto extra a la casa de estudio.

Por otro lado, el Departamento de Medio Ambiente de la Municipalidad de Valdivia, también realiza gestiones de recaudamiento de residuos para reciclaje, con financiamiento tanto publico-privado como con financiamiento municipal.

En cuanto al reciclaje de vidrio, la municipalidad tiene convenio con “Cristalerías Toro”, quienes han proporcionado alrededor de 50 campanas de reciclaje las cuales están distribuidas en distintas áreas públicas de la ciudad dispuestas a toda la comunidad valdiviana.

También el año pasado firmaron un convenio con la “Empresa G2” para el reciclaje de plástico. Para ello hoy en día la municipalidad ha dispuesto de alrededor de 42 jaulas para el deposito de plástico para el acceso a toda la ciudadanía.

De la misma manera, tienen convenio con la “Fundación Recyclapolis”, quienes le han brindado 40 contenedores para instalar en colegios, junta de vecinos y consultorios. Estos contenedores permiten la captura de electrónicos menores, como celulares, teclados, CD en desuso, etc.

La municipalidad también firmó un convenio con la “Empresa Bioils” que permite el reciclaje de aceites de cocina. Con esto se ha podido fortalecer restoranes, ferias costumbristas y locales de comida rápida, lugares en donde se genera gran cantidad de aceite. De esta manera se puede reutilizar el aceite desechado en otros procesos y/o que genere biocombustible.

Además, existe un centro de acopio de residuos peligrosos para pequeños generadores de la comunidad. Este centro es creado gracias al convenio que tiene el municipio con la “Empresa Hidronor”. Allí se acopia aceite mineral de automóviles, y se repara las baterías de estos.

Por parte de los propios financiamientos de la Municipalidad, se ha creado un programa de captura de pilas. Hoy en día existe una distribución de 60 puntos de acopio en la ciudad. La misma municipalidad realiza el pago del tratamiento final del residuo que les cuesta aproximadamente 10 UF.

Programas de educación de reciclaje. Convenio con la eliminación de bolsas plásticas. Entrega de composteras para utilizarlos en invernaderos, plantación de hortalizas o plantas medicinales.

Sin embargo, hoy en día, la municipalidad no ha implementado puntos limpios -como lo ha hecho la Universidad Austral de Chile- en donde se acopie materiales desechables que se puedan reciclar, como papel, cartón, plástico y vidrio. Al respecto, Francisco Acuña, encargado del departamento de Medio Ambiente de la municipalidad, mencionó que existe un proyecto a nivel regional que pretende construir una planta de acopio y transferencia de materiales reciclables.

Pero el proceso de reducir los residuos no es solo este. Toda la gestión ambiental no es solo la recolección de residuos, si no que para que se aborde de manera integral, se debe trabajar el ciclo completo, desde mucho antes, trabajar desde la generación de distintos impactos ambientales hasta la concientización de la comunidad. Así lo explicó Gabriel Ortega, encargado de Docencia e Investigación de la Unidad de Gestión Ambiental de la UACh:

En Valdivia existe una alta conciencia del cuidado del medio ambiente y de la reutilización de residuos para reducir la contaminación en la ciudad. Pero aun falta mucho por lograr, siendo una ciudad turística, reconocida por sus áreas verdes y vegetación, es crucial que la comuna tenga sus propias fabricas de materiales reciclados. Y no solo en Valdivia, si no que en todo Chile deberían existir, además,  puntos de acopio en donde toda la cantidad de material que es desechada, sea reutilizada.

-Antonia Aguilante y Xaviera Hermosilla. 

Be Sociable, Share!